Soplidos

La lluvia golpea gentilmente la superficie de mi triste alma Siento los suaves dedos de la noche acariciando mi pelo La fachada construida con adobe se torna metacrilato y entonces puedo contemplar la intensidad de un amanecer renegado Al fin sé a ciencia cierta que...

Te gusto este post. Compártelo