Remoto

Al tiempo que tu mirada sonríe con mis torpes y fingidas gracias y tu melena rizada se transforma ante mis tristes ojos, puedo contemplar ese frágil y sedoso interior que posees, puedo paladear esa inocencia tan sumamente bella que atesoras y negarme a soñar con ese...

Te gusto este post. Compártelo