Averno

Hubo un tiempo en el que mi corazón era capaz de latir con tu voz; un tiempo en el que las sensaciones eran más importantes que los pensamientos, en el que no existían los porqués, no existían las preguntas, las razones, un tiempo en el que nuestras sonrisas hablaban...

Te gusto este post. Compártelo