Gangrena

Mientras tu indestructible Edén se hacía pedazos, yo caminé hacia un mar nocturno, que vio partirse en dos este corazón muerto que poseo y una vez sin miedo latió Tus ojos se llenaron de lágrimas luchadoras en una batalla perdida en soledad y tu amado enemigo, dándote...

Te gusto este post. Compártelo