Sin entrar en los problemas vocales que arrastra el frontman desde hace ya varios años y la, a mi parecer, mala acústica del Wanda Metropolitano, me dispongo a pasar un buen rato en un concierto de un grupo que siempre ha estado en mi vida, Bon Jovi

La gran ausencia, Richie Sambora, vuelve a repetirse, pero aparto ese pensamiento y las dudas con las que salí en 2013 del Vicente Calderón y, una vez terminada la actuación de Marea (muy buena, por cierto), me preparo para intentar disfrutar del grupo de New Jersey.

«This House Is Not For Sale» da el pistoletazo de salida, seguida de «Raise Your Hands» y «You Give Love a Bad Name«, llevando al público del presente a los años 80 en menos de 10 minutos. Jon y los suyos ya tienen en el bolsillo a todos los nostálgicos; buen trabajo.

Repaso a los grandes éxitos, con una parada en «Amen» que muchos aprovechamos para acercarnos a la barra o al baño y, tras esto, continuamos con el viaje al pasado, con parada obligatoria en «Wanted Dead Or Alive«, clasicazo marcado por el recuerdo de quien ya no pertenece a la banda y que, a mi juicio, se interpretó de un modo rápido, como para no dar pie a comentarios sobre quien faltaba…

El concierto continúa, al grupo se le ve agusto, el publico se divierte y, tras los bises, se encienden las luces después de 2 horas y 20 minutos que han pasado veloces.

De camino a casa, pienso que Jon maneja su empresa a la perfección, da a los clientes lo que piden y, además disfruta con ello. Cierto es que ha tenido que cambiar a trabajadores, pero, aunque me escueza, debo admitir que los suplentes tienen un gran nivel.

Gran concierto

 

Volver

Te ha gustado? Dale a me gusta y comparte. GRACIAS!!

Te gusto este post. Compártelo